D: Bienvenida Rosana. Hace muy poco te conocí en la escuela de mi hija, donde también están tus hijos y ahora estamos grabando aquí un podcast. Levantaste un grupo semanal para tomar un cafecito entre hispanohablantes aquí en Uden. De todos los lugares en el mundo aquí en Uden. Me encanta. Bueno. Y me cuentas un poco sobre ti.

R: Bueno. Hola, Debby. Gracias por invitarme. La verdad. Qué lindo fue conocerte aquel día de sorpresa en el colegio de nuestros hijos. Pues la verdad no me esperaba como hemos conversado y de repente te das la vuelta y: Hola, hablas español? Y fue lo máximo de todas formas, porque honestamente desde ese momento fue que comencé a pensar cuando tú me presentaste también a Luz, que quizás hay una nueva, hay nueva gente en el pueblo, yo vivo realmente ya 16 años y claro, pues ya tengo como mi grupo de amigas y tengo gente que ya conozco desde hace mucho tiempo y como que ya no se mueve, ya no rota tanto eso. Y cuando te conocí a ti y a Luz dije bueno, y qué tal si es que si realmente hay más gente que tiene también esa necesidad de estar en comunidad y de encontrarse con alguien de su mismo, por lo menos cultura, si es que no es país y que podamos hablar el mismo idioma y pasarnos pues también, yo que sé tips y siempre en lo que uno comienza a hablar cuando conoces a alguien que vive de tu en tu mismo lado del mundo y que viene a un país que realmente es diferente al nuestro no?

R: Y me encanta que no puedes estar tan. [...] Y bueno entonces esa fue como la idea después de conocerlas a ustedes dos. Bueno, pensaba, quizás es una buena oportunidad, un buen momento como para hacer un grupito donde nos tomemos un café y que pueda venir el que quiera, y que también sea no solo latino o español, sino alguien que hable el español porque ama la cultura hispanoamericana. Y bueno, así surgió así surgió el cafecito del viernes que acaba de comenzar la semana pasada y que realmente, pues a mis ojos fue un éxito porque estuvimos diez personas de las cuales no conocía la mitad y. Y bueno fue muy chévere la verdad. Gracias a ti también que trajiste a tus amigos de Panamá y cada cual vino con alguien extra.

R: Bueno esa es la idea, no? Que es capaz cada persona venga con alguien que sabe y que por ahí si la gente se llegue a enterar, que se vengan aquí a nuestro pueblo y nos tomemos un café los viernes a las 11:00.

D: Una maravilla. Ya compartí esta semana en mi podcast también para las personas que estén por aquí cerca. No sé, no sé dónde están realmente los oyentes del podcast. Bueno, tengo una idea porque me sale en las estadísticas, pero además de países, no sé, no sé la ubicación que tienen, pero ahí les puse la invitación.

R: Gracias porque la verdad igual si es que están si viven algo más lejos, pero de repente tienen ganas de igual venirse por acá un día y conocer o están de pasada pues están igual de invitados.

D: Qué bien. Qué bueno. Bueno. Y nos conocimos en el schoolplein, en la en la escuela y yo la verdad me sentía un poco como que estaba rompiendo la conversación que tenías entonces. Me sentía un poco como que le digo algo, no le digo algo. Y estaba como que de repente.. Sabía que había alguien que era latina, pero no sabía quién era. Como ¡ay es ella! Ahora tengo que hablarle. Pero, ¿qué le digo? Y yo.. Que... ¿están hablando español ustedes? Pero en holandés te dije y ni siquiera me di cuenta como que estaba que tengo que iniciar la conversación. Y salió todo awkward, pero...

R: Sí fue muy chistoso porque comienzas en holandés y. Y claro, y así como sí, sí, hablo, ¿pero qué pasó? Luego ya poco a poco, después de como 15 minutos de conversación así tu también hablas español? Sí, claro. Ah, bueno, entonces hablamos en español. Fue muy, muy, simpático, pero claro, me imagino que te salió esa parte holandesa de repente. El nervio de no poder hacer el approach.

D: Debe ser eso. No sé, fue un instante. Ni siquiera me di cuenta de que estaba hablándote en holandés sobre el español. Entonces sí, debe ser la.. el entorno en que estuvimos.

R: Sí.

D: Cómo? Cómo viniste tú a Holanda?

R: Bueno, hace como 16 años. Bueno, 17. Porque conozco a Mark en el 2015. Yo vivía en Galápagos, en las Islas Galápagos, y trabajaba para una fundación que llevaba par de años por allá. Y ese era el lugar. Mi lugar favorito en el mundo, la verdad. Yo soy de Quito, la capital de Ecuador, pero en ese momento estaba trabajando en Galápagos. Y bueno, por cosas de la vida, para no demorarnos 250 horas aquí, porque podría ser bastante larga la historia. Conocí a Mark y en algún momento nos conocimos por internet y en algún momento, claro, comenzamos a hablar un montón y como que ya comienzas a sentir que hay alguito por ahí y yo lo veía y decía no, no. No, pero sabes, no. Me voy a mantener muy tranquila y muy relajada porque solo lo estoy viendo por internet y no lo conozco. Y. Pero hablábamos lindísimo, así todo el día, todos los días. Y de repente Mark. Dijo bueno.

R:  Sabes qué, deberíamos irnos a viajar juntos, porque es algo una de las cosas que compartimos los dos. A él le gusta viajar y a mí también me gustaba viajar y hablábamos de los lugares que que íbamos. Y bueno, y. Qué tal si viajamos juntos? Y claro, de repente, bueno, bueno, pero yo tengo recién esto era julio y yo tenía recién libre en febrero, entonces era un montón de tiempo como para estar hablando en internet y y algún rato como que quedamos yo y dijo no sabes la verdad, yo te quiero ir a conocer ya. Y yo también pensaba como sí, porque la verdad esperar hasta febrero como para saber si realmente podemos viajar. Claro que no hablábamos de ser de que íbamos a ser novios ni nada, no? Pero él ya me decía yo es que yo creo que estoy enamorándome de ti. Y yo decía Oh. Yo también. Pero no se lo decía a él, no? Y claro, en ese momento ya surgió la idea de no sabes, mejor conozcámonos antes y yo iba a cumplir años en septiembre, para esto ya era ósea, era julio y nos íbamos conociendo poco a poco y digamos que esto ya es agosto por decirte algo.

R: Yo Wow. En serio, entonces me dijo voy a por tu cumpleaños y yo wow, qué emoción! Pero claro, yo muy seria y toda tranquila, claro diciendo pucha mínimo y no es no se baje del avión y es completamente diferente a lo que estoy viendo. Y bueno, la verdad tenemos una relación súper simpática porque él conocía a todos mis amigos ya por internet, porque estábamos sentados, imagínate en una isla pequeña donde todo el mundo camina por ahí el heladero, yo heladero así jefe, venga. Entonces tomaba helado y venía mi amiga de al lado, tomábamos y decía Mira, aquí están mis amigas, te los presento. Y en un momento claro, cuando él llega, voy incluso con una de mis amigas a buscarlo al aeropuerto. El aeropuerto ese día se cierra por una falla en la pista y abren el aeropuerto de otra isla y tiene que venir desde allá.

R: Oh no. Los nervios, así de pensar, yo no lo voy a reconocer. O sea, será que sí, es igual como lo estaba viendo y ya te entran todas las dudas, no? Y de repente, claro, están viniendo por bote. Y yo me acuerdo que mi amiga me decía mira, iba uno de lentes que bajó de un bote. No, yo. No, no. No, no, ese no es. No, mira ahí, ahí viene otro bote. Yo no, no hasta que lo veo realmente bajarse y uff, sólo vi unos ojos azules, así que iluminaron, pero el azul cielo ya de Galápago es divino. Y yo oooh. Ya te puedes dar cuenta de que la verdad estaba como que enamorada no? Y bueno, él también, y la verdad fue como que nos habíamos visto, o sea que cómo que nos conocíamos de toda la vida. Eso fue algo impresionante y nos abrazamos y yo la verdad siento que lo conozco, no? Y ese día era mi cumpleaños, hicimos una pachanga así brutal, una fiesta total y todos mis amigos cuando Mark llegó eran: Hola. Mark. ¿Qué fue?

R: Básicamente lo conocían todos, de haber tenido esta relación así en pleno, porque yo no tenía internet en mi casa, entonces en el pueblo, ya. Te digo, no tienes entrada. En el cyber del pueblo no? Y fue lindísimo, fue como que de una ya es completamente todo lo que ya hacía. Clic en internet, que puede ser que bueno, quizás ahora como que siempre da más miedo no? Pero en esa época no había tanto esta situación de de de amores por internet y menos de encontrarte con el que te estafa o algunas vainas como estos en la película de Netflix, sino que más bien era algo como fortuito, no? Y claro, en el momento en que los dos nos conocemos pienso que si te conoces por internet es de una súper chévere forma de conocerte, porque como no puedes estar el uno con otro, llegas a hablar tanto que realmente te conoces un montón, un montón. O sea, yo sabía de su mamá, de sus papás, de lo que le había pasado de niño, lo que había hecho, porque sólo hablas y hablas y hablas y hablas, no? Y bueno, así comenzamos a salir ahí en Galápagos y éramos bueno, la pareja feliz. Honestamente no, y un rato yo trabajaba y me dice oye, pero y si nos vamos? Y si ya no trabajas y nos vamos? Y yo para eso tenía problemas ya en el colegio porque el director era terrible y ya se le había ido la mitad de los profesores. Yo era una de las que todavía lo estaba aguantando. Me quedé como..

D: Porque eras profesora.

R: Sí, estaba dando clases de inglés para los niños de una de un colegio. Ya, porque el inglés es un idioma súper importante en Galápagos y la idea es que ellos aprendan en dos idiomas, por lo menos en este colegio, para que tengan ya una ventaja en un lugar donde. Todos los días llegan más o menos 200 personas mínimo de turistas, ¿no? Entonces yo estaba en ese momento en un colegio. Antes de eso estaba en la estación Charles Darwin por otros dos años creo que fue, y claro, pues era mi lugar favorito cuando se acababa un proyecto y uno siguiente, ¿sabes? Aquí y claro, ahí conocí a Mark y nos fuimos a viajar por todas las Islas Galápagos y ahí decidimos que nos íbamos a ver de nuevo en Holanda, ¿no?

D: Un ensueño.

R: Sí, imagínate por las islas dando la vuelta con con el amor de tu vida en ese momento ¿no? Lindísimo, entonces hay pajaritos y las iguanas y las playas divinas. Galápagos es hermosísimo. Y claro. Ya se acabó el tiempo que me tenía de vacaciones, que eran como cuatro semanas y regresamos por Guayaquil, él se fue para Holanda y yo me fui para para Quito mi ciudad para comenzar como mis papeles para irme. Esto era septiembre para venir, bueno ya era octubre en estas para ir en diciembre a Holanda y de repente el gato, el gato. Así le digo yo.

D: El gato le dicen a la gente con los ojos claros ¿verdad?

R: Sí, gato. Mis sobrinos decían gatito, entonces ya era de repente como que quedó bautizado de gatito y entonces de repente él me dice que se cancela el proyecto que tenía y se viene para Ecuador de nuevo por tres meses. Entonces ahí es cuando yo el momento en que les voy a presentar a mis papás, no? Y claro, mi papá al principio estaba así como: ¿Por qué haces esto? Así ¿no? No entiendo porque no te consigues a alguien de quien yo pueda decir el papá, conozco a la mamá o he escuchado y yo bueno, así es la vida entonces, claro, de repente. Bueno, papi, mi mami estaba feliz de la vida. Ósea le encantaba también. Habíamos hablado, sabes, por internet. Y entonces ella hablaba con él también. Dentro de todo mi papi estaba un poco menos feliz no, y bueno, entendible y Mark, yo le decía wow Mark, sabes que esto posiblemente cuando vengas mi papá te va a poner cara así como de palo, ¿no?. Entonces él decía imagínate, yo lo entiendo completamente porque es su hija. Y yo decía.

R: Wow, ¡qué evolucionada esta gente! Porque obviamente cuando conoces latinos y tú que también conoces latinos, me imagino debes darte cuenta de que normalmente son ah, ok, ya, si tu papá no, no le caigo bien entonces yo no, ni para qué voy a ir. No. No todos. Para que nadie se vaya a sentir. Ofendido, pero es cierto, pero. Hay una cierta cantidad que pues no soportaría algo así. Digamos no? Y yo dije guau, ¡qué niño tan maduro! Y bueno, cuando llegó mi papá también lo vio y o sea, es que Mike realmente tiene un. Así que es muy transparente cuando lo ves, es una persona que realmente te inspira confianza.

R: Y entonces lo vio y dijo. Welcome to the house así a Mike yo a ti me cae, porque si quieres exagerar, si tu papá es un encanto, yo si mi papá dice. Que no, pero te juro que no tenía tantas ganas de decirte eso al principio, pero ya cuando lo vio, no sé, es como que dijo sí, está perfecto y estuvimos viajando en Ecuador tres meses, entonces mis papás tuvieron tiempo de conocerlo. Me conoció también de todo Ecuador, continente continental, como le llamamos allá, porque el Galápagos es el Insular no, y bueno, hermosísimo, estamos en viaje divino también y la relación con mi familia se hizo también muy estrecha y nosotros tendemos a tener estas relaciones muy lindas de familia y bueno, lo amaron, lo amaron y de ahí me vine para acá en el 2006. Y claro, justo era después de Año Nuevo y yo pensé que iba a ser el año nuevo más trágico que todo el mundo iba a llorar. No, nos pegamos una fiesta. Todo el mundo estaba feliz y yo. Bueno. Como que esto va por buen camino, sabes? Como que no, no me dejan ir como con con.

D: Puedo ir contenta.

R: Puedo ir tranquila. Exacto. Y bueno. Nos vinimos para acá, primero hicimos una parada, me acuerdo en Miami y nos vinimos luego para acá y yo también tenía esa idea de que cuando vaya a Holanda a visitar, o sea que lo que su familia va a ser muy distante, no, como piensas que van a ser los holandeses.

D: De sangre fría.

R: Claro, como tienes ese estereotipo también de distancia, pues los papás estaban en el aeropuerto esperando y yo. Hasta la hermana estaba esperándome en el aeropuerto. Me abrazaron así, casi con lágrimas dices.

D: Ay, qué bello!

R: Sí, yo no me lo podía creer porque o sea, creo que este no es el tipo de holandés que pensé encontrarme. Y entonces fue muy bonito, la verdad muy lindo. Y lo que me encantó es que yo nunca, o sea, desde que conocí a Mark, nunca más tuve que especular algo con él, sabes? Será que esto va a pasar, será que si, que había esa. Esa fluidez que te hace sentir seguro de que todo esto está bien. Y así fue. Y de repente yo le dije bueno, yo si estoy aquí por tres meses, que es el tiempo que me va a quedar, yo quiero estudiar tu idioma, o sea, así estoy aquí, voy a hacer algo no? Y cuando fui al ROC me dijeron que. Me dijo ¿Y tú qué piensas hacer con con tu novio?

R: Me dijo mira. Cada hora de holandés me dio un precio que te juro que no me acuerdo si eran como 80 € la hora. Y yo. Ah, okay. Me dijo la verdad te va a salir muy caro, pero si tú tienes planeado algo diferente con él, yo te aconsejo que vayas a la IND al website y que veas qué es lo que va a suceder. Y yo le decía pero qué va a suceder? No, eso ya lo tienes que averiguar tú con él. Claro. Yo regresé. Oye, pues algo va a suceder. Nadie sabe qué, pero que busques ahí. Y claro, lo que iba a cambiar era la ley. De migración. Y desde ese momento la ley iba a. No iba a permitir que tú entres directo al país, sino que para hacer todo el trámite tenías que hacerlo desde tu país y hacer el examen en tu país

D: Como es ahora sí. Ay no sabía que, que antes era distinto, o sea, claro, pero no tan reciente.

R: Sí, no, hace, o sea, yo fui la última. Bueno. No que fui la última yo, pero digamos, mi camada de gente fuimos los últimos en ese en el 2006 y en marzo comenzaba esta nueva regla en la que tenías que a priori ya venir con un examen realizado en la embajada de Holanda desde tu país y pasando el no sé A1, no sé qué nivel, pero ya tenías que venir con esa base no? Y claro. ¿Entonces con Mark nos quedamos así como que... no. O sea, como que esto es lo que es. Entonces Mark dijo si tú quieres metemos entonces ya los papeles porque para que no y yo sí, la verdad es que quiero, claro porque fue como si queremos hacer, si eso es no y bueno, si luego no pasase. La idea era de que todavía estábamos muy bien como para decir no, esto no es ¡no! Entonces hicimos los papeles y fue impresionante porque yo me metí obviamente a torturarme en internet así. A ver, no puede ser. Había gente que decía no, es que yo ya llevo nueve meses y no me entregan los papeles y ya tengo otros, estoy casada, ya tengo hijos. Y yo decía.

D: Estabas estresándote

R: Claro yo dije ya no te voy a volver a ver. Y él no, no. No, yo voy a ir allá. Porque la cosa es que además, mientras es el trámite, no puedes estar en el país, en la región Schengen, tienes que estar fuera en tu país. Por la llamada. No. Y eso va. Bueno, vamos a ver qué es lo que pasa. Mandamos los papeles, apenas mandan los papeles. Tienes que salir del país ya. Entonces me regresé a Ecuador. Bueno, y poco esperaba yo que. En tan poquísimo tiempo creo que no se demoraron ni tres semanas y me llama Mark. Ya están tus papeles aquí y yo guau! En serio, yo llamé a la embajada de Quito y le digo mira mis papeles están y se ellos quedan como wow, todavía ni nos llegan a nosotros porque llegó primero acá, todavía ni nos llegan a nosotros, pero. Y me dijo y qué hiciste? Porque claro, obviamente allá uno podría dejarle así encargado a alguien o yo es que allá mandamos por el, por el correo, mandamos todos los papeles, fue rapidísimo y de hecho también eso fue como un shock

R: Porque de cierta forma yo pensé bueno, aquí me quedo disfrutando de mi familia un rato y de repente uuuh ahora sí es cierto, ¿sabes? Ahora sí me voy a mudar como. Como ahora sí me voy. Ya no es una vacación. No? Obviamente nunca sabía era lo que iba a deparar el futuro, pero era como era sí, me voy. Y fue también como ese momento de bueno agarrar maletas y decir qué es lo que me entra en una maleta? Sabes? Es súper fuerte.

D: Cambio de vida, pero total

R: Total. Y buscar qué es lo que te entra. Bueno, en esa época yo tenía dos o tres maletas que podía llevar, pero te quedas como guau, esa es mi vida, tiene que entrar aquí, no? Y bueno. Y de ahí para adelante ya estoy acá 16 años.

D:  16 años. Bueno, vamos a hablar eso después. Primero te quería preguntar porque me dijiste que dabas clases de inglés. Entonces ya estabas metida en eso de idiomas. Te gustó o fue por coincidencia o porque yo. Yo conozco a muchos latinos, pero muchos no hablan inglés. Bueno, también conozco a muchos que sí, pero. O sea, no lo veo tan normal.

R: Típico, sí. Bueno, la verdad no sé que tan anormal sea. Pero claro, yo estudié en un colegio que era bilingüe siempre y de hecho teníamos como 13 horas de inglés a la semana. Era básicamente casi todo en inglés. Yo me quedaba en todo, eh. Ni creas, me quedaba en todo porque me caía pésimo el inglés. Pero la verdad, lo que sucede en mi caso es que en el momento en que yo salgo del colegio y entro a la universidad y me meto a estudiar comunicación multimedia, mi decana de mi facultad. Ella. Era de Chicago, entonces de repente todo se volvió. inglés. Y aparte estaba estudiando una carrera que además todos los libros eran en inglés. Cuando tú vas a hacer, por ejemplo, producción de televisión o de radio, no sé cómo será ahora, pero en ese momento todo era en inglés. Y sigues usando normalmente los términos en inglés también, ¿no? Y además, como comencé a conocer un montón de gente extranjera, un montón. Justo el otro día comentaba con un amigo que es holandés, pero vivió en Perú toda su vida. Entonces es más peruano que holandés. Entonces me decía ¿Y cómo terminaste acá? Porque la verdad, a mi los. O sea, tengo grandes amigos ecuatorianos pero como parejas no, no me no me gustaban.

R: O sea, todas las historias que yo veía de mis amigas eran como esas historias que decía. Ah no. Esto no quiero vivir yo. Yo no quiero ni el ojito brincó, ni el coqueto, ni ni capaz de que le gusta mucho la fiesta y. Y a mí me encantaba. Pero una cosa es de vez en cuando y otra es de esos que se van todo el tiempo, no sí, y entonces como que ¿no? Y me acuerdo que una vez justo con una amiga que acabo de hacer un live con Yael en mi bla bla bla, Yael me llevó a un hostal de ella. Es judía, mitad judía, no? Entonces me llevó a un hostal de un chico israelita que se llama Ofir, que es un sol de persona también. Y me acuerdo que me dice Rosana entra y yo no, yo te espero aquí porque ella solo iba al baño y este lugar quedaba en pleno lugar de fiesta de todos los bares y yo esperándolo así hasta que salió firme. Oye, entra.

R: Y entro. O sea. Pum. Cambió mi mundo a los 22 años. Totalmente sí. Yo ok, guau. La gente extranjera. Bueno, en este caso eran israelitas. Tienen otra forma diferente, por lo menos en vacaciones, ya que vivir allá no lo sé de acercarse, ¿no? Entonces, por ejemplo, recuerdo que el primer chico que cuando yo entro ahí estoy así sentada y estamos comiendo una comida pero delicioso, o sea, cocina maravilloso, ¿no? Entonces obviamente los israelitas se persiguen mucho. Entonces, si alguien tiene un hostal de israelitas, pues todos los israelitas. Buscan. Llegar ahí, se pasan toda la información del viaje y es algo típico que hacen los israelitas cuando salen de la armada, lo que hacen es irse un año sabático a viajar. No. Y normalmente es en Sudamérica y algunas veces en Asia. Entonces hasta el cuadro que era una sala así como donde estamos ahorita pero lleno de chicos, jóvenes y chicas y todo el mundo conversando y no se conocen todos, pero todos están en la misma onda y comiendo. Y yo decía wow. Y baja un monumento así, monumento de las escaleras. Así que yo estaba justo sentados frente y yo sino yo me hago. Wow.

R: Ok, porque aparte es eso, son guapísimos y se sienta al lado mío por coincidencia y me dice oye, y yo. No dormía o no, no me puedes ni ver de lo guapo que era. Y me dice me corté bien el pelo. Y yo. Creo que sí, porque claro, yo decía que que se habrá hecho pues que estaba tan guapo además y me dice sí es que me corté. Y claro, de repente te das cuenta de que tienen una forma tan sencilla de acercarse a ti y no importa lo que luego va a pasar, o sea, luego después puedes hacer lo que quieras si es que quieres, te puedes ir a lo que tu quieras sabes? Pero no es como el acercamiento ecuatoriano o latinoamericano desde ahí. Sabes que como un poco con esas pretensiones ¿no? Y que eran las que a mi no me gustaban, entonces de repente me encuentro con un mundo completamente diferente y te juro que a los 22 años ya, puf, le dije claro, ya. Yo ya sé que no va por allá. Y además comencé a viajar igual, sola. Y así mis papis y yo habíamos venido antes acá, a Europa y todo, pero esta vez ya era como ok me voy a ir de mochilera. Mochilera no un poquito cómoda, pero no tan mochilera como ellos hacen de mochilero.

D: Mochilero de lujo.

R: Sí, un poquito, un poquito mejor.

D: Flashpacker lo llaman creo.

R: Exacto. Pero igual tenía a mi backpack pero sabes cómo. Tampoco me iba a un hostel con 500 gente adentro. Pero ese no es mi. Tipo de mochilero, digamos. Entonces comencé a conocer un montón de gente desde ahí en adelante y como que de repente conocí belgas, holandeses, alemanes y me encantaba la forma de interactuar con, con, con gente que quizás no tiene tantas creencias y paradigmas y juicios como tenemos los latinos y como que crecemos en una burbujita diferente ¿no? Y bueno. Volviendo a la pregunta que ya vi que me acabo de ir por el problema que voy a llegar tu pregunta en la burbuja en la que yo viví hablar inglés no era algo extraño, no es lo normal. Viajas o sea, no. Si te puedo decir que casi todos mis amigos en general podrían hablar muchísimos inglés. Algunos tuvimos que estudiar y te digo como en la Universidad Inglés, entonces no era algo tan loco y en el rato que entró a trabajar a Galápagos es porque cuando estuve trabajando en Estación Charles Darwin conocí a Michael, que a ver si me oye también algún día otro ser maravilloso que él es de Texas y Michael. En ese momento cuando yo se termina mi proyecto, se me termina el proyecto en la estación Charles Darwin. Yo me regreso a Quito y él me llama y me dice Rosana, quiero que trabajes conmigo en el colegio.

R: Y yo, yiii. Porque en Galápagos no puedes vivir así, seas ecuatoriano, tú no puedes vivir porque te da la gana ya tienes que tener para vivir una Visa de trabajo. Y o u casarte con un galápagueño. Casi casi como funciona acá. Entonces para mí era lo máximo que el lugar favorito de mi vida me lleve. O tal vez pueda volver allá. Y como él ya me conocía y los dos hablábamos en inglés, entonces dijo Yo quiero contar contigo en mi equipo de inglés del colegio. Entonces me fui de nuevo con contrato de colegio. Y regresé. Y así es como me comienza a perseguir esto de ser profesora y la verdad me encantó. Le daba clases a los niños chiquitos y en esa época que no había tantas, tanto internet y sobre todo en Galápagos, que era la conexión, era buenísima. Igual buscando así la forma de como enseñarles agradablemente los días de la semana para que vayan amablemente entrando en el idioma. Y así es como comienza aquello de de dar una lengua diferente.

D: Qué bonito. Bueno, así también pudiste conectar entonces con tu esposo. Sí, ¿en inglés?

R: Sí, claro. De hecho, nosotros dentro de mi casa, hasta el sol de hoy, a pesar de que yo sí hablo holandés, sigue sin ser mi idioma, como cómodo. Nosotros hablamos inglés y como que nunca cambió ese switch de decir ahora sí hablemos o español o holandés, sino que podemos mezclar los otros. Pero inglés es nuestro idioma base

D: ¿Y él habla español también?

R: Habla, yo creo que él está tan cómodo hablando conmigo en inglés que no le es necesario, pero él sabe todo. O sea.

D: Sí. Guau.

R: Claro, si va a hablar con otra persona y yo no estoy él típico que puede hablar y lo que le falte, realmente es así como oye. La verdad es que él se debería meter contigo si él está el coach, porque más bien lo que le falta es soltar. Y y. Decidirse, pues hacer ese es su parte, sus idiomas, pero la verdad sabe todo y sabe miles de canciones y sabe sabe. La verdad, sí, sabe, pero claro, entre los dos no lo necesitamos.

D: Qué chévere

R: Entonces no lo usa. Tampoco. Pero bueno, hacemos eso. Tenemos los tres idiomas dentro de la casa todos los días. Es un champú bain lindísimo de idiomas, todo.

D: Me encanta. Sí, me dijo una amiga que también tus hijos hablan, saben hablar el español.

R: Sí. Manu y y obviamente tienen cierto acento porque viven acá y porque es su idioma, pues el más fuerte es holandés. Entonces escuchas que pueden tener un acento, pero, hablas con ellos normal. O sea, yo no hablo lento, yo yo hablo a la velocidad que hablo y entonces ellos entienden todo y ellos te responden y ellos hacen todo en español conmigo.

D: Qué maravilla. Me encanta.

R: Sí. Buenísimo, buenísimo. Y de hecho también yo creo que por sobrevivencia pues también entienden inglés, porque sino no entenderían a mamá y papá y entonces eso ahora pues también ellos. Siempre hemos visto también películas en inglés, o sea, nunca cuando sale una película nunca decimos en español para que practiquen en español o en holandés para que lo entiendan. Si no es en inglés y lo vamos a escuchar en ingles, entonces están acostumbrados a escuchar siempre películas en inglés o en el idioma oficial, digamos. Y sí. Tengo una amiga que vive acá, que es de Canadá también, y con ella ella siempre les habla en inglés y es una forma en que ellos, claro, capaz no es el primer idioma con el que te van a hablar, pero el año pasado, por ejemplo, que estuvimos en la Florida, de repente comenzaban a jugar con con su amiguito ya en inglés y te quedas como whaaat, o sea como que si, como que sale y si les das un poco de tiempo igual estaban en el restaurante no? Ah no, yo no quiero eso, yo quiero lo de acá y cuando papá y mamá están hablando igual, ellos saben todo, ellos entienden todo, entonces es sí, es una ventaja brutal y se da solo porque honestamente, yo no quería. No, no, solo no quería, pero cuando mis hijos nacen acá en este país, a mí no se me cruzó por la mente pensar no.

R: Tengo que hablarles en holandés, porque holandés es lo que tienen que aprender. Sé que. Lo que necesito es conversar con ellos y que me entiendan.

D: El propio idioma.

R: Claro, y que sepan así de raíz, porque cuando aprendes algo como segundo idioma, ya ciertas palabras no tienen el mismo significado. O la misma emoción que les pones cuando tú conoces el idioma desde cero, sabes desde día one, entonces desde día one ya hablan todos. O escuchan todos, por lo menos. Ninguno igual que yo. Ya porque en este punto ni español hablo bien a veces, pero no. Todos los tres.

D: Eso es interesante. Lo que acabas de decir, que no hablas tu propio idioma, yo lo reconozco. Cuando yo estaba, no sé, llevaba como un año no más en América Central y estaba rodeada de holandeses, además. Pero yo trataba de tener mi grupito local y a veces sentía que se me perdió el holandés en un año sólo entonces entiendo que con cuántos años son ¿14?

R: 16.

D: 16. Sí, me imagino.

R: Sí a veces o cambias palabras o sí, o te quedas pensando a ver cómo se dice esto, porque ya te llega más rápido en cualquier otro idioma, idiomas, de idiomas, pero en el tuyo no? O por ejemplo, a veces me pasa que me siento en el ático. Cómo es se llama la que. La que limpia los vidrios. Sabes, que estás pensando. Y tengo que a veces de escribirles a mis papis: Oye, y cómo se llamaba la que? Entonces sí hay ciertas palabras, pero igual la idea. Y me acuerdo que hace un par de años decidimos con unas amigas también, como intentar siempre no decir solo porque es más fácil la palabra en holandés, porque claro como vivimos acá todas la entendemos y no realmente buscarla y y seguir manteniendo nuestro idioma como vivo entre nosotras y no ser así como el como sería un spanglish, pero aquí sí Holanglish ese es el. Sí. Exacto. De intentar mantenerlo como puro y o que sea, darnos el tiempo de pensar a pesar de que todas entendemos la palabra, no. Porque si no realmente te acostumbras muy rápido a ser tipo eso que que uno es los dos y como todo el mundo entiende, pues vas con los dos. Y vas dejando atrás cada vez más.

D: Vas creando algo nuevo.

R: Como un todo, una nueva lengua. Sí, pero sí, es muy interesante todo esto de los idiomas también.

D:Sí, es algo que no. No acabo. No acaba de interesarme? Sí, sí. Y cuando llegas aquí a Holanda a vivir aquí. Cómo fue al inicio?

R: Frío. Porque además llegué en enero. Y bueno, al principio yo creo que al principio. Sabes, llegas con como que demasiadas ilusiones como para que al principio no sea tan lindo. O sea, al principio para mí por lo menos fue muy bacán, porque yo estaba primero con la persona que quería estar. Vivíamos en un lugar lindísimo aquí en este pueblo y. Y no sé, estaba muy tranquila, claro, y eso que Mark viajaba, que ahora digo pues yo porque hice esto, porque a veces me dejaba ponte tres días a Inglaterra y se volvía y así. Pero la verdad lo sentí como algo muy lindo. No. Sí, el clima sí estaba frío, pero bueno, ya pronto fue igual, primavera y eso fue chistosísimo también, porque me acuerdo que. Claro. Yo vivo en un lugar primaveral todo el año, entonces todo el año hace alrededor de 18 grados promedio y claro, se puede levantar más frío, pero durante el día por el sol, pues entonces va a ser más caliente. Y lo máximo, porque aquí cuando ya decían así va y me decían de verdad abre la puerta, que ya afuera hay por decirte 18 grados y nada más. No puede ser. Si ayer así como pasa aquí que un día hay siete y mañana van a haber 18, no? Entonces yo me acuerdo así salir con todo, así, y salí. De repente dices Oh! Así sentir como no puede ser en serio que sí está rico, entonces sí, el principio quizás más fácil que mientras van pasando los años.
R: Y mientras van pasando los años también te vas dando cuenta que si estás solo. Pero la. Y por eso también la idea de hacer este grupo de de latinos, latinas, hispanos o gente que ame el español. Porque al principio hasta que yo entré a clases, este cuadro que yo llego en enero y comienzo mis clases en el ROC en octubre. Se siente súper solo, así como que poco a poco okay. ¿Y con quién hablo? Y bueno claro, por ahí con los papás de Mark que son aparte de gente muy muy amable, pero como que necesitas gente de tu misma y de tu mismo mundo, digamos. Entonces me acuerdo caminar por las calles así aquí en el pueblo. Y de repente, ay, que habla español.
D: Como yo cuando te di la vuelta
R: Exacto, y lo mismo que te pasó a ti. Y me acuerdo que sí conocí a una chica de México super simpática que se llamaba Karen y es como que inmediatamente haces un clic brutal.  Me acuerdo que apenas nos conocíamos ya ella me invitó a su matrimonio, que fue como al mes entonces, entre otras cosas que claro que de repente en circunstancias normales no son tan rápidas no? Y es lo máximo hasta que llego al colegio y por fin sí puedo conocer como algo más estable. Pero sigue siendo un grupo pequeño no? Pero ya por lo menos conocí.. en mi clase no había nadie, pero luego comencé a conocer un par de por aquí, un par de por allá y ya es un grupo y conocí sobre todo a una chica de Venezuela con que de una hicimos también un click brutal y fue también nos conocimos, pero porque una chica de Brasil decía que yo la conocí, si yo no la conozco, cómo que no la conoces? Si la conoces porque ella me dijo que te conoce y yo no, no la conozco ya y habla.
D: La mamá de la tía de...

R: Sí, y a ella le hizo lo mismo. Entonces claro, dijo mira que te la voy a traer para que veas que sí la conoces y a ella la fue a ver en el colegio y mira que ven que tú si la conoces y las dos así como hola, no, no nos conocemos, pero gracias. Entonces como que hoy comienzo así como a tener mi mi amiga y de ahí se va uniendo otra y de ahí vamos conociendo más.

D: Debe haber sido más difícil en esa época en la que no había smartphones.

R: Totalmente. Por eso ahora, cuando yo en este año comienzo a descubrir el Instagram, perdón, no es de este año. El año pasado como a mediados del mmm tipo mayo, junio, comienzo, escribir en Instagram. Y. Claro, solo tenía Facebook. Obviamente que salió como en el 2007. Y. Pero Facebook para mí era conectar con mis amigos de por allá. Darme cuenta de que la mitad de mis amigos estaban en la Florida. Los otros estaban en Ecuador y otros vivían en todo el mundo por alguna parte, no. Pero no, no conectabas con la gente de aquí. Si es así, dónde están los latinos de. De Holanda, ¿no? Y ahora claro, tenía Instagram y un máximo para ver lo que hacían mis sobrinas. Pero ahora, cuando yo me metí a tener mi canal de Instagram. Digo wow, ¡qué bacán! Y comienzo a escuchar todos estos grupos o la chica que hace reels o y yo digo que chévere, porque de repente como que tienen una comunidad con la que ya puedes comenzar y quizás no todos van a ser tus mejores amigos o no todos vas a salir todo el tiempo, pero vas a tener a alguien con quien compartir o nutrirte y de ahí sí hacer diferentes actividades. Y eso no había en esa época.

D: Eso y en esa época sí ¿estaba ya el Centro LatinoamericanO de Orientación en Eindhoven?

R: Debió de haber existido ya, pero yo no lo conocía. Y llegué a conocer. De hecho una vez sí lo pienso. Me acuerdo que creo que fue una de mis amigas de México que nos dijo que había un mercado de Navidad. Un mercado de Navidad y fuimos, pero claro, como que entramos y conocimos un par de personitas por ahí, pero como que no hubo y no era muy grande todavía. Debe haber sido hace unos 15 años y claro, fui yo a ver y dije ¿ay no! Aparte como que yo llegué también. Cuando llegué yo dije bueno, voy a conocer holandeses, voy a hacerme amigo de de los amigos de Mark, del paquete que viene incluido. Voy a aprovechar esta nueva cultura. Pero poco sabía yo que. Que poco. O sea, la gente que es súper amigable y es súper linda es súper cariñosa. Pero no son de. De ser tu amigo mañana, ¿sabes? O sea, eso que dices. Me acuerdo que nos cambiamos a un barrio nuevo y todo el mundo tenemos más o menos la misma edad y. Sí. Aquí como que bueno si vivimos 20 de ley uno. Una pareja va a ser tu mejor pana, no? Cri cri, cri cri no? Porque claro, tienen otra forma y ellos ya tienen sus amigos, ya como que tienen un grupo y no son tan fáciles como nosotros, que sí nos abrimos a conocer gente y si te cae bien a alguien dices oye, vente a tomar café en mi casa mañana, pero qué café mejor vente ya. Fiesta, te invito a comer el sábado.

D: No en tres semanas puedo

R: No, exacto.
D: En dos meses.
R: Eso fue precisamente lo que comenzó a pasar. Me acuerdo que una chica justo de este barrio hablaba español y había estado en un colegio de Quito. Imagínate o sea de mi ciudad que yo conozco, donde un montón de mis amigos son de ese colegio. Y me acuerdo que me dijo: oye, entonces tienes que hacerme recordar con la música del momento que había. Yo claro. Y le decía Alejandro Sanz, sí, Alejandro. Entonces como que se acordaba cosas no? Y luego le digo claro chévere, ya dime tú cuando y de verdad me dio una fecha como para dentro de cuatro meses yo me quede como yo no sé qué voy a estar haciendo ese día. Porque en ese momento. No tienes todavía esa cultura. Y bueno, y posiblemente también porque tenía otra edad, entonces no tenía esa cultura de aguanta, ya voy a hacer mi lista de todas las cosas que tengo que hacer,
D: Voy a apuntarlo
R: Claro entonces pero dijo como un día, después de cuatro meses yo me quedé.. Cuando estemos cerca, ese día como que me lo cuentas de nuevo porque no tengo idea de qué voy... Por supuesto, cuando yo llego cerca de ese día ella ya tenía ocupado yo hasta después de cuatro meses más, no? Entonces yo. Ok. Pues creo que como que no ha funcionado también.
D: Qué horrible, no. Y claro, yo soy holandesa, entonces yo también lo hago, pero a veces siento que nos nos agobiamos la vida y no es la vida, o sea, somos nosotros. O sea, qué tan fácil era para nosotras decir bueno, vamos a encontrar un hueco para hacer esa entrevista, entonces ¿sí se puede?
R: Sí. Sí, es que yo creo que acá se planea todo no, o sea por decirte sí, sí, de lo que yo veo. Planean hasta la hora de hacer las compras. Está planeada. lLa hora de lavar la ropa? Está planeada. En cambio, si tú me dices y yo estoy metiendo la ropa y me llamas, me dices Oye, qué vas a hacer? Iba a meter ropa, lavar, oye, pero como dicen, pero ahorita me voy, claro está que importa la ropa, como que no tiene un lugar importante o igual si va a ir al supermercado naaa ya voy luego, no importa dónde de es, la, qué hacemos o vente.
R: Y. Yo creo que acá en cambio sí tienen esas cosas muy planeadas y por eso yo ahora también me doy cuenta de que tengo agenda. De hecho hoy día mi hijo quería a mi hijo chiquito, quería ir a. A. La casa de un amigo. A las famosas citas y yo, espera, déjame ver. Ok, sí, pero recuerda que tengo tu cita con la profesora, entonces no voy a poder llegar esta hora sino y claro antes no, pero claro antes no tenía hijos tampoco y ahora como que tengo que mantener una cierta agenda, pero todavía no me pasa que es de tres meses o cuatro meses, o no, todavía.
D: Mejor
R: Todavía no.
D: Cuatro a mí tampoco, pero dos, uno o dos, a veces sí. Y cómo, hablando de la cultura, no me gusta la palabra integrar porque. No sé, no lo. Yo no lo veo así, pero. No sé, es cosa de adaptarse hasta cierto punto, porque también quieres mantener quién eres tú, no, tu... Bueno, tu cultura de dónde vienes es parte de ti. Entonces. ¿Cómo? ¿Cómo vivías en esa época? La cultura holandesa al inicio.

R: Yo creo que de cierta forma, sobre todo cuando comencé a aprender holandés. Sí, sentí que no podía ser yo. Primero porque no era el idioma que me salía. Como rápido, sabes? Porque a mí sí me gusta conversar. Entonces no sentía que podía mantener el diálogo, porque si ya hablaban diez personas me quedé como Ok, a ver, a la de acá le voy a decir esto, pero la de acá y no ya se fue la conversación espérate me quedo callada, aguanta ahorita si dijo algo que también puedo opinar ,no ya se fue. Y como que comienzas a retraerse un montón porque no te lanzas a opinar de una o ya dices no que hagan que ya conversen entre ellos no más no, y normalmente yo no soy así, yo soy una persona que en español o incluso en inglés, pues sí, voy a participar, ÷no? Entonces voy a estar como activa en la conversación. Entonces sentía que que esa no era Yo.

D: Claro, es que es muy cansado también para el cerebro en un idioma extranjero, tratar de concentrarse tanto.

R: Sí, y. Intentar aparte en el principio cómo decir las cosas bien también como para. Para que tenga sentido, ¿no? Entonces la verdad yo me acuerdo de decirle muchas veces a Mark, es impresionante. Yo creo que tus amigos no saben quién soy yo, porque ellos deben pensar que Rosanna de una chica, pues posiblemente que no habla mucho, quizás hasta tímida. Eh? Bueno. Esa no soy yo. Yo realmente, pues no soy como le decía, porque eso es lo que pasaba si yo llegaba a una de sus reuniones, pues ya ella me comenzaba como. Sí, nada, ya, qué importa. Y claro, sí sentí que eso. Como que comenzaba a sentir ese cambio al principio. Como que tienes muchas ganas. Obviamente al principio todo el mundo me hablaba en inglés, pero ya después, cuando tienes cierto nivel de holandés. O. En un momento de la conversación, es como que la gente quiere regresar a su idioma y es lo más normal también, ¿no?
Y entonces ya como que yo sentía que era otra Rosanna de la que yo realmente sería. En. Un día normal con cualquier otra persona en español. Y poco a poco como que te vas acostumbrando y como que también el grupo se va haciendo más selecto, ¿no? Por ejemplo, ya, ya no es del grupo de amigos de de que salían varios y que obviamente a veces ni entre ellos tenían tanto ese click, pero eran varios sin horas. Y el mejor de acá y el mejor de acá, el mejor amigo, ¿no? Y con ellos ya como que sí. Puedes mantener un contacto mucho más agradable, ya te conoces un poco más y lleva un poquito más allá de qué tal está el clima y esas cosas, no? Y así yo creo que toma tiempo no.. No sé si a alguien le pasa que de una a otra ya se acostumbró y de repente ya, pero a mí sí me tomó mucho tiempo, a parte porque yo tampoco trabajaba. Y.

R: Tampoco trabajaba porque Mark trabajaba un montón fuera del país y entonces lo que hacíamos nosotros es irnos juntos, porque era como o sea, yo no vine a vivir a Holanda para que tú te vayas cuatro meses ya a Brasil, o sea, o nos vamos juntos o más o menos entre los dos hablamos, claro, como no, no, no, vámonos. Entonces lo que hacíamos era irnos juntos. Entonces yo no, yo no comencé a trabajar acá. Y todo lo que aprendí en el colegio es lo que me llevaba conmigo y cuando regresaba lo volvía a practicar y luego me volvía a ir ocho meses o ni sé dónde, y luego volvía a regresar y me volvía a ir hasta que nacen mis hijos.

R: Entonces como que en ese periodo para mí de cierta forma fácil, porque de todas formas no estaba todo el tiempo acá y ya tenía como. También me iba. Dos meses de Ecuador, o tres o lo que sea, y nos íbamos a comer por aquí, por allá regresamos. Entonces como que era muy variado y como que tampoco dices éste es mi lugar y este es mi país y ya me anclé no más. Ya está con Mark, si antes de que nazca mi hijo y ya cuando nos vamos a vivir a otra parte, o sea como que hacer nuestro país en otra parte no, pero no porque nada malo haya pasado, sino que como que todavía no sientes y el clima no, no colabora.

D: Ajá. Sí. Lo sé

R: Así es, eso es como que estar no como que esté toch niet, o sea, no es el lugar, así como hasta que no sé, mis hijos Y. Y ya cuando sobre todo ellos entran al colegio, digo este sí es el país en el que quiero que, o por lo menos un país muy parecido o con este.

D: En el que se críen los niños.

R: Sí. Sí, porque al menos que sea Galápagos. Pues Quito es una ciudad igual como. Como ¿caótica? No, como muy grande. Como todo es horas de horas. Si vas al supermercado tienes que ir tres horas al supermercado porque entre que te queda hasta allá y entre que te demoras ni se cuánto, cosas que para acá ya te acostumbras y son impensables. O sea, uno no va tres horas al supermercado y los cole.. sí.

D: Sí, me hace pensar en algo que dijiste la semana pasada sobre los que en el súper te empacan. Sí, lo que aquí no tenemos. Yo me acuerdo cuando yo estaba en Nicaragua y me querían empacar mis compras y yo. Estaba como. Deja, ¿por qué? No, lo hago yo y ya. Tardaron no sé cuánto tiempo en escaneármelo y pagármelo y ya. También a mí me... No sé, como que yo tampoco demoré como dos horas. Sí, para ir al súper, tomar el bus o iba al mercado para porque era más barato o más económico. Sí la gente que. Que toma cualquier puesto de trabajo. Que aquí no..

R: Claro.

D: Que aquí sobran

R: Claro. O sea, nuestro tipo de países necesitan de esa mano de obra en estos trabajos, porque no todos tienen la educación como para para acceder a tal trabajo, a tal otro, sino que se necesita, se necesita el señor que pone gasolina en tu tanque, se necesita el que te ayude a empacar después de eso y que se lleva alguito, el que lleva, que decíamos también ese día que está con la franela rojas y dele dele dele. Para que parquees. Que Mark me decía no puede ser. O sea que si ya tienes una franela roja ya tienes trabajo. No. Más. Si te paras en cualquier calle, ya tienes trabajo.

D: Hay un hombre que lo hace en Eindhoven sí. Sí, vende los tickets

R: Viste, ya tiene trabajo y. Aparte allá en Ecuador hasta a veces dices mejor le pago porque ahora sé que regreso y el auto está rayado.

D: Eso sí igualito.

R: Sí, sí. Entonces sí hay esas cosas que al principio, honestamente y así desglosamos, eso sí que es difícil de acostumbrarse inicialmente ¿no? Que ibas al supermercado y pasan las cosas así, rapidísimo, y la banda es chiquitita y del otro lado ya casi las cosas están cayendo y te quedas como uuuh, porque allá no, o sea, ya tú vas con todas, la paciencia va sacando y lo que contaba ese día es que mi mamá en lugar de pasar con el carro para el otro lado, para seguir botando, o sea para seguir metiendo las compras dentro del carrito, lo que hizo fue botarlo como haría en Ecuador. Fue para que ya alguien lo arregle por atrás y claro, cuando yo me doy la vuelta.

R: Sí ¿que hiciste mami? Con el carrito mami no, mira ya yo lo puse por allá pa que yo. Pero no. Y los señores. Que vieron pasar el carrito era como... el carrito los de atrás sabes. Que no mamá eso no se hace acá, acá tenemos que coger y. Y dónde está el señor que empaca? No hay, yo soy la que paga. Y claro, mientras tanto ya ves la cara de la señora que está así como esperando y ya te dijo el precio, ya tienes que pagar así a la velocidad del rayo. Y claro, esas son cosas que no pasan, no que hacen, pucha -15 y tienes que poner tanque de gasolina en el tanque, es como. Chiqui pon. Porque yo no me voy a bajar. Al principio realmente no me quería bajar a congelarme. Ahora ya me gustaría ser la más independiente, pero ese tipo de choques culturales que parecen sencillos, claro que vas viendo de uno en uno, en uno, en uno. Y eran un montón

D: Porque cada vez que que encuentres un choque, si te realizas, te das cuenta de que. No estás en tu casa. O sea, estás en tu casa, pero al mismo tiempo no estás en tu casa

R: Y bueno, déjame decirte que ahora, cuando yo voy a Ecuador, a veces tiendo automáticamente si estoy en el supermercado a yo misma agarrar las bolsas y yo meterme. Y claro, como que ya se queda el señor empacador viéndote como. Disculpe, señor. Disculpe, jefe. Cierto, cierto. Porque aparte, él sabe que si yo me empaco mis cosas y me las llevo, él no va a recibir nada.

D: Es el choque reverso.

R: Sí, claro. Entonces llegas y estás en el otro.

D: Sí, pero es interesante.

R: Como que. a No puedes. Y creo que te acostumbras rapidísimo. Te hagan todos lindísimo. Honestamente, son horribles. Pero una de las cosas que extrañas, así como que. Que tengas a alguien que pueda venir a tu casa y le digas Mari. Escucha. Déjame la casa perfecta y. Y hay una comida riquísima. Aunque sea unas dos veces a la semana.

D: Quiero una Mari.

R: Yo también.

D: Que me lave la ropa y.

R: No, ya está eso. Pero que me limpie todo. Así que ella me levante y diga ay o que típico, juegan con tus hijos y se cae algo y y no hago eso y me toca que limpiar, sino Mari.

D: Yo lo hago.

R: Los niños están jugando.

D: No se preocupe.

R: Sí, eso. Y suena horrible porque obviamente la verdad no lo necesitas. Y yo honestamente, en ese sentido admiro un montón a los holandeses porque trabajan, van a buscar a los niños al colegio, regresan, salen y además tienen la casa de las que yo veo normalmente impecable, el jardín impecable.

D: Yo no puedo eh. No sé cómo lo hacen, no? Uf!

R: Y en mi casa mi esposo tampoco. Él es holandés, pero no es holandés. Entonces a veces es como chiqui que se te pegue algo del holandés y anda, andá a hacer el jardín que que quede. Perfecto, como las otras casas y todo desorganizado y todo está. No sé. Entonces sí hay esa cierta admiración de wow, ¿cómo lo logran? Y además tienen perro y sacan a pasear. El perro truena, llueva o relampaguee. Y. Y muchas cosas que claro que nosotros allá funcionan de otra forma ¿no? Entonces sí, sí hay choques culturales y obviamente en la gente también. O lo que también hablábamos ese día, que cuando tú entras a un lugar a saludar en Ecuador o en Latinoamérica, o sea, y tú que eres latina, hola y uno ya como estás así un abrazito y como que se siente y en cambio que llegas y es como que llegó. El humo. Así el viento no se siente sino que te toca de una ingresar ya en una conversación cualquiera de las que sea que esté por ahí.

R: Y eso es súper raro. O sea No, no, yo creo que hasta eso no me acostumbro en fiestas grandes, así me gusta más como esos lugares, porque igual hay no igual, pero como que siempre te quedas pensando. Como Hallo, eh, goedemiddag. Como que quieres que alguien también te dice, Goedemiddag.

D: Entonces, entonces sí, es que la gente también les da cierto? No sé si, hoe zeg je dat,

R: Vergüenza.

D: No, como que se

R: Retraen.

D: Sí. Porque no sé. Tienen miedo de tener que hablar en otro idioma o de que no les entiendas y se leS hace sentir incómodo a ellos también.

R: Pero yo creo que es parte también de, de la cultura, porque entre ustedes también se hacen eso. O sea, si tú entras a una fiesta, no todo el mundo te va a saludar.

D: No

R: Y cuando te vas menos. No te dicen ni chao gracias Sino Doei. Houdoe. Desde la puerta y te quedas como. Chao. Cuando se te ofrezca. En la próxima igual bienvenido. Pero ya están afuera. Así desde. Sí. Y eso es claro. Eso es diferente porque. Es diferente. O sea, ya normalmente entras primero que timbra la puerta y no entras por la puerta del jardín, que no sé si es típico de todas partes. Me puedo imaginar que en las ciudades grandes no es así, pero como acá es más pequeño, claro, peor en Boekel que normalmente. Cuando estaba en la casa de mis suegros entraba alguien por detrás y así yo me quedaba como.

D: Yo también entran. Sí todos mis amigas entran por detrás

R: Claro y te quedas como, ¿qué haces aquí? Claro, allá no haces o sea timbre. O bueno, mínimo que sí, pero es la realidad que uno vive, quizás en un pueblo más pequeño en el Ecuador si entran así y nada más, pero en Quito, donde hay un montón de gente, pues la gente timbra pues la gente te llama más a saber que vas a estar ahí porque nadie se va a lanzar el viaje de 40 minutos para que no estés. Entonces primero, eso ya vas ¿Estás? Claro. Vente. Ok. Entonces ya sabes que van a venir en cambio aquí todos ustedes y de repente. Entraron por la puerta de atrás. Claro. Entonces todo es así que es raro al principio

D: Y el dialecto que tenemos el Brabants, ¿te costó? Porque a mí me imagino que el holandés en sí es un idioma bien complicado. Yo estoy enseñándolo a un amigo ahora y me estoy dando cuenta de.

R: Het, de.

D: Qué tan complicado es el idioma y la gramática y todo? Y además tenemos un holandés aquí en Brabant. No quiero decir, mal, pero es distinto.

R: Claro. Bueno, lo que me sucedía inicialmente es que cuando alguien por decirte si estaba en Boekel, hablaba en su propio dialecto entre algunos de los. Sobre todo sucede con los mayores, no? Entonces, si estaban los tíos de Mark y los papás de Mark. Mark, normalmente en holandés. Pero a mí lo que me pasaba al principio es que me casi como que como que me falta muchísimo aprender porque estas palabras sí que no lo entiendo ¿no? Y peor haces pi y ya te quitas de la conversación y máximo lo que sea con un tío de Mark. Me acuerdo que él siempre llegaba y me quería hablar a mí y él sí que hablaba así. Solo

D: plat Boekels

R: Solo eso. Siempre solo eso. Esto se venía y me decía algo keuken y yo a cocina estaba hablando de la cocina mooi mooi y yo a sí, mooi sabes, como que agarraba quinquin, palabra aquí, palabra acá y yo armaba la historia que el señor me quería porque era tan amable. Y luego venían los papás de Mark y me dicen ¿cómo lograste hablar con ellos? Bueno, me dijo bueno, eres la única que le entiendes.

R: Por que realmente hablaba así de plat, no.. y. Pero claro, yo al principio lo que pensaba es que no me sabía esas palabras y que. O sea qué será, qué tengo que aprender más y ya poco a poco yo no sé ni siquiera si hablan en eso ya, yo creo que ya conmigo, sobre todo si son sus papás, normalmente siempre hablan en un y en nuestro colegio honestamente también estás en un colegio donde no todos vienen de aquí, y eso era diferente. Por ejemplo en el otro pueblo hay todos son de ahí, capaz ya todos se conocen. En cambio acá honestamente, para mí meter a Mano y Luis en ese colegio era lo mejor que me podía haber pasado en el mundo. Primero porque era el colegio que yo quería. Lo escogí súper conscientemente, después de haber buscado Reggio Emilia, Pestalozzi todas las las metodologías de haberme enamorado de Waldorf y saber que había un Waldorf tan cerca fue como Oh, porque no se ve que sea más Fray Escoba, pero sabes como me costó buscarle como Fray Escoba? Y cuando yo llego a este colegio me doy cuenta de repente que que es otro mundo.

R: Y que claro, ese mundo que de Boekel, de porque Mano fue al. Al. Al de juegos, digamos cuando tienes cuatro antes de los cuatro que puedes ir una o dos veces a la semana máximo y claro, ves que ese grupito. Y claro, luego yo lo entendía, decía claro, cuánta gente vive aquí 10.000 personas se. Conocen todos. Y. Ellos estuvieron juntos en el colegio y la otra es la prima y lo otro es la hermana y la otra. Entonces.

R: Es como muy difícil entrar, pero en el rato que llego a este colegio y el uno viene del pueblo a 15 kilómetros del otro, viene del otro 20, el otro viene, todos vienen de un lugar diferente, ya no hay ese grupo como seguro de todos nos conocemos, sino que realmente te toca conocerte con el resto de la gente. Y aparte creo que sin temor a equivocarme, cuando ya escoges conscientemente la escuela de tus hijos y no vas solo a la de la esquina, es porque también has hecho un trabajo diferente, personal y para tus hijos. Entonces ya estás en otro o en otro, en otra forma de pensar, no? Y fue alucinante, porque incluso. Al. Mano llega en diciembre cuando tiene cinco años y en diciembre a septiembre del próximo año, hace seis años, y la profe me escoge a mí como klasouder y yo what, o sea, viene a decirme oye Rosa, no puede ser el klasouder, y ¿yo?

R: Yo te juro ¿Y cómo? Mirándote. ¿Tú estás segura? Era Hanneke, no sé si llegaste a conocer Hanneke lo máximo. Luego yo. Necesito. Leo protestas. Lo que le digo que si yo soy la única que no habla bien holandés en este grupo. Mire, es que tú eres la única, en cambio, que hablas con todos y para un klasouder uo quiero eso. Y además tienes a Mano que todavía va a estar aquí un par de años y viene Louie. O sea, ella ya me vio. Yo soy la klasouder. Y así como. Wow. O sea que hermoso y capaz en Boekel no hubiera logrado tener un un puesto y de repente fui klasouder por hasta acá, hasta ahorita, hasta hace un rato. Este año fue el primer año que le dije ahora sí, yo creo que, pues decir que alguien más que también esté interesado y fue maravilloso. También ser klasouder del kleuterklas, por, ya te digo, 3, 4 años.

R: Y conocer desde adentro y conocer la gente y conocer más del colegio y de las fiestas. Y esa confianza también para mí de decir wow, con lo que yo sé ya de holandés es suficiente como para también poder integrarme, como dices tú, que capaz no es una palabra tan chévere, pues poder participar como en como parte de la comunidad no

D: Qué bonito. Me encanta porque eso es también lo que siempre me dicen mis clientes que quieren aprender el idioma para ser parte de la vida local, quieren, sí, participar y creo que lo que me acabas de decir, es el resumen de tu de tu mejor, mayor, más grande destreza, el bla bla bla. O sea, tú hablas con todos en la escuela, en tu canal de Instagram, tienes las entrevistas y además hace una semana lanzaste ese grupo así

R: De un día al otro.

D: Sí, sí, y es muy bonito. Es esa habilidad tuya de coleccionar a la gente, de juntar la gente un gracias. Sí, me gusta.

R: Muchas gracias. La verdad es que no lo había visto así como una destreza, pero sí, quizás sí. Y es de esas destrezas que quizás deberíamos tomarlas en cuenta porque piensas que nada más es una parte de tu personalidad, de quizás si es algo

D: Una fortaleza.

R: Una fortaleza. Gracias, gracias. La verdad sí. Puede ser que esa es la forma de que realmente soy fácil de conectar con otras personas y. Y de buscar la forma de, por ejemplo, con los holandeses. Pienso que. Que todos son simpáticos, que lo único que les cuesta es cómo hacer ellos el primer acercamiento. Pero si tú te das la vuelta y les dices Hola, cómo estás hoy? Vas bien, ¿y tú? Y como que continúan, pero lo que no pueden es como que dar el primer paso y la verdad yo si puedo, no le tengo miedo como ese primer paso y de hecho por eso también. Te acepté ahí ser klasouder a pesar de que es... O sea.

R: Claro, hay miles mejores que yo en el idioma y. Y de repente también esto del bla bla bla. Gracias también. Sí, es porque realmente es como que esa necesidad en algún momento primero de transmitir tu historia, las cosas que te están sucediendo en algún momento y que es wow, si es que una persona lo llega a ver como la vi, quizás le puedo ayudar también ¿no? Y el hecho de que de repente tienes, conoces a tanta gente y tantas personas tienen una historia tan particular y tan linda y tan a veces sí, de dolor, de transformación, a veces de alegría, de viajes, de migración, de lo que tú quieras. Pero todos tenemos realmente algo que contar. Y si pudiéramos compartir, no, sólo lo podríamos compartir

D: Sí, eso estoy tratando también aquí. Que bonito. Me encanta que lo digas así. Sí, ¿qué te quería preguntar?

R: Tú también haces un súper amazing trabajo.

D: Gracias.

R: La forma en la que ves también el español, que cuando escuché en tu página, cuando te comencé a seguir, yo dije wow, qué qué qué forma tan amable a que lo mismo que buscamos como para nuestros hijos, como para que tengan un aprendizaje amable, lo mismo con un idioma también para adultos, porque no es fácil, por más que te guste hablar el idioma y lanzarte al estrellato. Entonces me encanta también la forma en lo que lo haces y tu calidez para manejar también estas clases y tu y tu Instagram que también tienes como mucho talento para para poner eso visualmente bien lindo. Así que también te felicito a ti y por supuesto por estas conversaciones, porque también unes. Estos dos lados, tu lado holandés intentando enseñar este o coach. Porque como dijimos. Te. Decías el otro día que realmente no eres la profesora de gramática de mi, sino es algo diferente.

D: Es parte del paquete, sí, sí.

R: Claro, pero esa no es la parte visual principal. Y también unir esto con con conocer un montón de gente alrededor. Que. Habla el idioma o que también conoce la cultura que tú también has vivido. Entonces la verdad, súper chévere.

D: Es súper interesante saber de toda esa gente, sus historias. Sí. Te quería preguntar qué le recomendarías a las personas que se sientan avergonzadas o también con con que no tienen esa fortaleza o destreza de iniciar la conversación o de de lanzarse a hablar con otras personas.

R: Pues yo creo que querer es poder. Y si realmente, si no quieres, no vas a poder. Porque si no te sale así, realmente no lo vas a lograr. Pero creo que si hay un pedacito de ti que quiere intentarlo, que sólo te lances y te atrevas. Porque en nuestros pensamientos nada más está pensar que el otro va a decir ay no esta no sabe ni hablar o sabes como que nos. Nos creemos muchas historias de lo que la otra persona va a interpretar sobre nosotros.

D: Presumimos

R: Presumimos muchísimo, suponemos un montón. Y normalmente nuestras suposiciones no son reales. Y normalmente, cuando tú te atreves a hablar con alguien, esa gente lo aprecia. Y más bien dicen: wow, que bien. Knap. Como dicen acá, sabes que. Sí. Es claro porque te atreves y porque al fin y al cabo si ya tienes un segundo idioma. No, no eres. No eres. No, ya estás un nivel arriba como para poder comunicarte. ¿Sabes? Ya hiciste algo diferente, entonces si estás comenzando a aprender. Atreverse a atreverse. Y poder. Mientras más te atreves, te das cuenta que más lo logras. Y al principio, crees que deberías decir todas las palabras correctas, het, de, o en cualquier idioma que sabes. Y luego te das cuenta de que para comunicarte, realmente no necesitas que haber dicho el artículo perfecto, ni que sea el plural como quisiste, ni el verbo o el verbo conjugado perfecto, ¡no! Porque la gente normalmente te va a entender.

D: Perfectísimo. No lo podría decir mejor.

R: Sí, entonces, te van a entender y sólo lanzarte, como sucede al revés. A veces nos olvidamos que en nuestros países, que también hay un montón de turismo, te encuentras con alguien que viene de otra parte y tú les entiendes y aprecias que ellos quieran practicar. Y dices wow, ¿no? Claro, te entendí perfecto. Te ayudo, y cuando tú estás del otro lado dices no, que vergüenza. Qué van a decir de mí? Es que yo no sé. Entonces. ¿Por qué nos vemos tan diferentes? Es lo mismo. Somos. Somos lo mismo intentando comunicarnos. Y creo que la gente normalmente te va a aplaudir. Y sacarse la idea de que más bien no lo hago bien. Qué importa si no lo haces bien? Vas aprendiendo en el camino, claro.

R: Y hay que atreverse si no te atreves. No, no, no, no va a salir. Ni aunque hables, ni aunque leas. Perfecto en el idioma, porque conocí el otro día una señora que lee perfecto en español. Dice que lo único que hace es leer en español. Entonces ya libro literatura y literatura, no nada más del librito de español para avanzados, si no libros, libros y me decía: Pero no puedo hablar. Entonces puedes tener todas las palabras de aquí, pero si no te atreves a practicar y cometer errores, no vas a poder comunicar, comunicarte y la verdad si te sientes solo y es triste. Y. No, no es chévere. No, no es chévere quedarte como en un país donde quizás quieres hacer tu vida solo.

D: Punto. Sí, sí, sí, sí. Tienes toda la razón. Estoy totalmente de acuerdo. Del idioma español de Ecuador. ¿Cuáles son las expresiones o las maneras de las formas de decir las cosas que más te. No sé. Te laten, no te cuadran? O, te. Te hacen sentir algo como que eso es único. De, lo, de como hablamos en Ecuador.

R: Bueno, Ecuador creo que como quizá de algunos países. En. Latinoamérica. Bueno, incluso también España tenemos diferentes acentos dentro del territorio, ¿no? Si vas al sur como que cantan un poco y si vas subiendo en el área y es sólo en la sierra, ¿no? Y hablan un poco más como yo, que se escucha la S y que se escucha la R e incluso más porque hay unos que arrastran la R. Sí, dependiendo de la zona de la sierra puedes decirte. Justo. Arrastrar.

D: No sabía que en Ecuador se hace

R: Sí, en partes de la sierra arrastras un montón. Y también puedes decir vos. Y vos como estás? No. A mí no me sale bien porque. Pero en Quito mi mami sí me podría decir vos que has hecho, pero a mí no, no, no me sale, porque no, mi papá también es de la costa. Entonces como que yo tengo un español que no es completamente serrano ni costeño, tengo ahí una mezcla. Y bueno, también. Que uno ha vivido 500 años acá, ella posiblemente está, canto como mexicana y hablo como quien sabe de dónde. Venezolana en la mezcla de todas las cosas que escuchas también. Pero eso, eso pasa en la sierra, abajo cantan y mientras van subiendo es como más plano y luego vuelven a cantar de otra forma en el norte y de ahí si vas a la costa. La costa habla muy abierto así. Hola, cómo estás? Y se comen las eses.

R: Y. Claro, tienen otros sonidos y podríamos tener entre todos estos lugares, estas diferentes, diferentes regiones del Ecuador, diferentes también expresiones. No, o sea por decirte, yo que sé, estar borracho en Quito podrías decir pucha es que me pegué una, estoy mamado. Y claro. Para otros lugares es como que estoy mamado, o sea ¿qué hablas? Y claro si vas a la costa van a saber. Que eres de la sierra y que eres de Quito. En cambio si dices estoy Pluto. Ya sabes que es Guayaquil, o sea, como que hay ciertas palabras que en que son diferentes y que bueno.

D: ¿Que indican de dónde eres? Del país, de qué lado.

R: Ajá. Que más o menos te pendenciera, serrano y ya de una. Y si sacas algo más, a Quiteño. Y si ya sacas otra a eso en Cano, que es en el sur, una ciudad hermosísima además. Pero claro, como y sobre todo porque estos son como en las ciudades que también me resuenan, ¿no? Y bueno, ya la costa que tiene otro, otro que otro, esta forma así súper abierta y en la costa las diferentes regiones también tienen una forma diferente de abrir la las, las letras. Entonces, ¿qué podría ser lo que más me suene? No sé. Sé que es una buena pregunta. Aparte, después de 16 años, espérate. ¿Qué es lo que me suena? No sé. Pero somos muy expresivos. Igual tenemos muchas palabras y tenemos mucho doble sentido también muchas veces. Y. Y hasta muchas malas palabras que son como palabras nada más de paso. Sí, pero no, no podría decir cuál fue o cuál es mi.

D: Bueno, igual si luego lo estás pensando y te sale algo me lo dices, pero sí, con que lo que ya me has contado tengo una buena imagen.

R: Sí, una idea. Y es muy variado, es muy variado y Ecuador también es multicultural. O sea

D: Sí, es que yo no conozco. Mucho, de hecho de Ecuador.

R: Es muy lindo y es por ejemplo lo que te decía el otro día yo no soy. Yo no parezco extranjera en Ecuador, pero algunas personas me dicen: es que tú no eres ecuatoriana para nada. Pero dentro de Ecuador no soy extranjera, o sea, como, como luzco y hay gente de dos metros y hay rubios y ojos azules y y hay, hay todo, hay todo, hay zonas de área de gente más morena, más cómo se llama trigueña hay, es súper multicultural, ojitos achinados, hay ojos más redondos hay nariz más puntuda. Hay también estas facciones súper indígenas, digamos de pómulos altos, de narices, de aguileña, o sea, es gatos. Hay gatos. Sí, hay de todo. Entonces es muy multicultural. Sigue siendo igual un país donde los extremos también, todavía se siguen viviendo un montón donde hay este. Los que sí tienen mucho, los que tienen poco y los que están apachurrado, siempre en el centro también. Pues sí, todavía seguimos teniendo todos estos, estos problemas de no saber elegir bien nuestros presidentes de de. De tener muchos intereses personales y no del país. Y por supuesto a ahí ya.

D: Eso también me comentaste el otro día de que aquí que nos quejamos del clima porque no tenemos nada más de que quejarnos. Bueno, obviamente ahora sí está pasando alguna que otra cosa, pero

R: Creo que es como la primera vez que uno comienza a escuchar la gasolina, la luz

D: Además de la pandemia. Sí.

R: Exacto. Que ha cambiado el tema. Claro, en cambio en Ecuador la gasolina, la luz, subieron los precios. Es pan de cada día. O ya se robaron la plata en el ministerio tal o ya van a votar al presidente tal. O sea, tienes tantas noticias a diario. Que la gente ni se preocupa de qué es el clima. Claro, uno anda bien. Y de hecho, antes de venir acá, a mí nunca se me hubiera ocurrido, ocurrido pensar: oye, ¿será que hoy día llueve? No, no, no. No, no, tú llevas el paraguas por si acaso y si no te mojas. Y si no, normalmente te metes en el auto o debajo de alguna parte. Y claro, como que el clima no es un tema, ni si va a hacer calor ni se va a hacer frío, sólo lo sientes suyo y ya como que hace frío. Sí, como que mañana. Hay que sacar otra, otra chompa encima o algo. Pero no lo sabías a priori. Y en cambio, aquí todo el mundo ay, hoy día sí que hay que.

D: Mañana va a hacer calor.

R: Claro. Y ya estás hasta preparándote.

D: Sí, tiene razón.

R: Exacto. Sí. De hecho yo mañana me voy a ir a Ámsterdam hoy día para dije bueno, voy a ver por si acaso, porque mínimo y; 18 grados, no. Esto va a estar hermosísimo como para ir a Amsterdam encima. Pero claro, en nuestros países y por eso lo decía ese día en la reunión que tuvimos el viernes pasado en este grupo, tan ameno que se formó, que aquí hay muchísimas cosas, la calidad de vida es tan alta que lo más preocupante es el clima.

D: Sí.

R: Entonces eso te da ya la pauta de. De que buena vida tienes

D: De la calidad de vida. Sí

R: Entonces allá, pucha, allá podrían haber otras noticias hasta peores que que si mataron a ni sé quién, que si persiguieron a ni sé cuál. Y por eso te decía que cuando ya entran mis hijos al cole aquí y el cole además me llena de una manera también diferente. Yo pienso no, este sí es el lugar donde quiero vivir, porque sí me gusta la idea de que mis hijos salgan al parque y yo no tenga, puede pasar. Claro que podría pasar, pero que. Pero que yo no esté preocupada de van a desaparecer. Y. Nunca más los voy a ver o les van a atropellar o todas estas cosas que realmente si son ya un un tema.

D: Diario.

R: Diario entonces sí me gustaría, ellos ya luego decidirán o más grandes, quizás la vida cambie o algún otro país parecido, o por lo menos ya digo con este tipo de de seguridad, pero este realmente es un país hermosísimo para vivir, hermosísimo porque tienes una buena calidad de vida. La gente puede ser que no sea la más amigable, pero tampoco es metiche, que también como dirían por ahí, o sea, si, si por lo, o sea, mejor que ni te estorbo, o sea no, si no van a hacer nada que no estorbe. Y acá es así, la gente no está metida en tu vida, o por lo menos en mi experiencia. Bueno, también capaz me llevo otra experiencia y habrá gente que dice ay no, pero si son super metiches ¿no? Pero a mi me da la idea, por ejemplo, que la gente no se mete en tu vida, que no está, no está prejuzgando, te juzgándote como te vistes o no te vistes, si tienes el pelo así habrá ciertos grupillos, capaz seguro que si, pero no es el día a día. En cambio allá sí es mucho el día a día. El ay mira como va, mira como se viste, mira como tiene el pelo para los hombres también esa presión de; Uy hay que ser machito y hay que.. y y esto y esto acá es diferente

D: Se preocupan más allá por. No digo por la apariencia, pero cómo... Hoe zeg je dat?

R: Por las apariencias.

D: Hoe je overkomt op iemand anders. Cómo te perciben los demás.

R: Claro. Sí, muchísimo. Y las apariencias, o sea, las apariencias allá obviamente no vamos a decir todo el mundo, pero las apariencias un montón. Entonces claro, si andar bien vestido, dependiendo también en el círculo en el que te estás moviendo, por supuesto no, pero como que si hay este también, como que hay no. Entonces que si tienes que tener buen cuerpo y buenas de estas y buenas las de acá y entonces como que si hay un montón de. De juicios y prejuicios.

R: Y eso tampoco es tan chévere. Y en cambio acá es hermoso porque te puedes poner pantalón de campana y el otro pueda estar con un pantalón tubo y nadie está diciendo es que esto no, está de moda y lo de acá sí. Vale. Ahora más bien llega un poco más de esto, de la moda desde que se está volviendo acá, un poco más el internet. Estos. Estas redes sociales. Como. Como Instagram, como más famosas que como que se demore acá en llegar. Sí, me acuerdo cuando yo tenía Facebook, nadie tenía Facebook de los holandeses y de repente cuando ya me aburrí de Facebook, todos tenían Facebook que te comenzaban a llegar las las las requests para ser amigo y te quedas como.. ya no uso Facebook y así como que llego un poquito tarde y estoy viendo ahora que.

R: Claro. Que ves que ya el todo el mundo se está entrando como en una onda de moda y en cambio esto ya lo vives de siempre. De que cómo hay que ir o como hay que actuar o o no hagan esto, que. Sobre todo entre mujeres y hombres. Sabes que si las mujeres tienen que ser así, los hombres tiene que ser asado. Entonces, y yo digo no es generalidad porque hay de todo y hay gente que también se rebela y le vale trozo, pero normalmente sí pasa todavía.

D: Le vale trozo.

R: Le vale trozo.

D: Eso es ecuatoriano.

R: Sí. Le vale u trozo. Tú viste y encontramos una. Le vale trozo. A sí como que no le importa. Y claro, en cambio acá. O por lo menos en lo que yo he vivido, no hay ese tipo de situaciones donde te sientas presionada de nada, ni de tener que tener cuerpazo, ni de tener que salir. De hecho, yo tengo un montón de zapatos de taco. Pregúntame cuando uso siempre agarro los más cómodos ahora, o sea, antes. De hecho hoy a capaz me los ahora me los pongo cuando ya es exclusivamente casi para ir a sentarme y de ahí ando en zapato de caucho ósea lo más cómodo. Y o sea.

R: En un suéter o un jean. Estás listo. En cambio, claro, creo que allá sí hay otra, otra preocupación y que no son las adecuadas tampoco, no, cada cual tiene que vivir lo suyo, pero me gusta más de esta forma de. De libertad y con creencias un poco más bajas, donde no es que porque eres tu mujer tienes que ser así porque tú eres hombre, tienes que ser así o solo los hombres trabajan y las mujeres no. Como que es una cultura un poco más equitativa y eso, eso también te da una calidad de vida como mujer, sobre todo en esta época, no?

D: Sí. Sí, creo que sí.

R: Sí. Entonces me gusta y me gustaría que mis hijos crezcan con lo posible así de creencias súper bajas como para que no tengan que juzgar a nadie. Por cómo es otra persona, como quiere ser otra persona y tampoco a sí mismo. Sabes.

D: Qué bonito.

R: Que no se juzguen porque. Porque capaz el uno es más pequeño, más grande, más o más inteligente o no, por esas cosas que realmente no aportan tampoco, si no por tu corazón y por lo que vales y por lo que, como ser humano. Y creo que eso acá es un poquito más claro que, creo. No sé si me estoy llevando a que te cuenten a tus seguidores.

D: No, me gusta oír de tu experiencia, sí.

R: Sí, sí. Así lo veo yo. Veo una sociedad. En. Ese sentido avanzada y no porque son desarrollados en en. Sabes.

D: Sí, siempre quedan cosas por por alcanzar, ¿no? Pero hay, todavía hay muchos estereotipos. Pero sí entiendo lo que estás diciendo. Por ejemplo, yo cuando escucho que en Guatemala creo la semana pasada a reenforzaron una ley de aborto y en contra de de la comunidad gay. Y la verdad esto a mí. No sé. No lo entiendo. Y tampoco puedo juzgarlo.

R: Hace mucho ruido. Es que si te das cuenta son los países. Que normalmente tienen. Una. Población altamente religiosa. Y no quiero ofender oviamente a nadie con esto, porque todo el mundo tiene el derecho de elegir lo que quiere, en lo que quiere creer. Pero allá estas creencias también juegan con la política. Y deberían ser. De hecho, creo que constitucionalmente deberían estar separadas y en algunos lugares están, pero como la población en sí, de los que también están en el gobierno, en los gobiernos. Son de tal religión. Entonces claro ves que se une demasiado esto. Entonces no, si es castigo y Diosito dijo que no, entonces. No. No hay cómo pasar una ley así porque sería estar en contra de la ley de Dios. Y yo creo que ahí es donde comienza a ver ese ese problema que no vemos las cosas desde la misma óptica, no. Y que ya. Sería. Pucha, interesantísimo. Es un tema como siempre polémico ¿no? Pero porque la gente en cambio que cree que no debería haber gays o que no debería haber aborto porque estás matando una vida

D: Pero Dios quiere a todos. Entonces, bueno, podemos, creo que podemos llevar a cabo una conversación infinita sobre estos temas

R: Claro, si te das. Si ya comenzamos a preguntarnos ¿qué es Dios y quién tiene qué concepto y por qué tu concepto tiene que ser más válido que el mío? Es lo ocaso, pero ya es como esto. Claro, la mayoría son católicos. Entonces hay esta mezcla entre política y religión. Que no ayuda para los derechos humanos realmente, o los derechos de los demás o de las minorías, como les quieran llamar también. Entonces ya ahí, ahí es donde comienzan también todas estas separaciones que también tenemos. Porque claro, como tienes esa creencia tan afianzada que de que no, que esto no es bueno y es malo y estás matando, incluso también haces a un lado a esta ser que no respetas su punto de vista. Y ya entonces. La mezcla no es buena y a mí sí me gustaría que mis hijos y mucha gente iría: como no hay que crecer con esos valores, pero ahí entra el concepto de valor que tienes. Tú, ¿no?

R: ¿Cuáles son los valores de los que tú en los que tú crees? Y yo creo que el respeto a lo que los demás quieren vivir es posiblemente uno de los más grandes. O sea, vive y deja vivir. Y así. Claro, no es eso, no es algo mío. Y podrían decir en el aborto, pero no es que ahí se están metiendo con un niño. Sí. Tendremos que debatir.

D: Sí. De todos. Modos, ocurre a escondidas.

R: Y. Mueren miles y.

D: Y si no, van a ser mamá. Van a cambiar su vida entera. O sea, poniéndome ahora en el lugar de. De quién era yo antes de ser madre. No podría imaginarme lo. Lo Profundo que es la maternidad.

R: Sí. Y ahí es cuando te explicas porque somos países también tan pobres. Porque siguen naciendo niños que que no tienen hogares y donde la madre no tiene tampoco herramientas, ni la madre ni el padre. Porque esto no es que alguien lo hace por malo y se quedan embarazadas pero no tienen herramientas, no hay educación. Entonces claro que caen en embarazos no deseados y no cae en una. Cae en 30 veces porque como además también esta parte de religión, de machismo también.

R: Entonces ahí te das cuenta. Como, como no, como crecemos desordenadamente como población por falta de educación. Por falta de herramientas para la gente joven y para los que menos. Normalmente los que menos económicamente tienen y obviamente que son los que menos educación también tienen. Entonces es como un. Es como una pelotita que sin fin, sin fin. Y se hace grandísimas y como esas de nieve que hacen aquí que van rodando y de repente dices wow. Eso, es gigante.

D: Un muñeco

R: Se hizo un muñeco exacto y eso es lo que sucede allá.

D: Ya tiene nombre.

R: Exacto. Que. Que bueno que somos. Que dependemos mucho de estas políticas religiosas y no avanzamos. En la educación. Y ahí sí te das cuenta que en cambio esta educación está al alcance de todo el. Mundo y por ahí ya cambias también el nivel socioeconómico de la gente, porque ya tienes otra, otra forma de ver la vida. Allá no. Allá los que tienen suerte tienen otra forma de ver la vida. Bueno.

D: Y no les toca a todos. Depende del entorno.

R: Habría que también cuestionarnos el concepto de suerte que digamos de aquella gente que sí nació en estos círculos. Y el resto, pues está un poco más hundido. Y continúa. Y continúa. Y su mamá se quedó embarazada de tres, y ella también de tres. Y la siguiente vendrá de tres más y cuatro o cinco y. Es difícil. Y creas unas poblaciones gigantes, pero de gente sin. Educación. No, no ayuda.

D: Creo que con esto podemos concluir la plática que podremos seguir infinitamente tú y yo. Vamos a platicar en tu en tu canal. Ya va a estar publicado en tu. Instagram cuando voy a publicar este. Este episodio que estamos grabando. Les recomiendo a todos que vean tu canal, que vean las pláticas, ¿qué tipo de pláticas haces en tu canal?

R: La verdad me gustaría que mi canal no tenga algo en lo que se centre. Quiero que sea súper variado y eso es normalmente lo que hago. Pero obviamente me gusta muchísimo esto de. De la psicología, de la mente, de cómo piensas y cómo a veces interpretamos las cosas. Entonces tengo como un segmento de psicología. Y ahorita se viene también un segmento de de sexualidad consciente. También invito y que tú eres también una de las invitadas que ya igual va como dices tú vas a salir pronto en un live en mi Instagram a que me cuenten un poco su historia de vida. Y la tuya también es muy interesante porque de Holanda vas a Nicaragua, Barcelona, Nicaragua, regresas y tienes esa mezcla con con Latinoamérica. Así, súper fuerte.

R: Y entonces conversamos de todo. A veces me han pedido que converse de mi pelo, entonces ok, les voy a contar lo que me pongo en el pelo y no me gustaría como decir lo mío solo es de transformaciones personales, pero creo que básicamente sí en alguna forma todos nos transformamos a través de la vida con con buenas o malas experiencias, entonces como que un poquito de todo y con la. Con la realmente idea de escuchar con curiosidad a las personas y nutrirme de. De gente que conozco de toda la vida y de otras personas que no he visto nunca, con las que he hablado gracias a la magia del Instagram que de repente te conectas así como tí y yo y. Y dices aquí hay algo interesante, como en toda la gente realmente, pero que puedes hacer un contacto y de repente hacer este este live porque no todo el mundo se atreve, tampoco eh. Y es eso nada más conocer gente y que la gente también escuche otras historias. Y entre esas historias te sientes identificado en cosas de la niñez o en experiencias personales, de pareja, en sufrimientos también

R: En ese sentido, con las parejas. Y todo, todos somos una cajita de sorpresas, así que todos son bienvenidos.

D: Entonces es como el género de este episodio que se llama Historias que mueven.

R: Exacto, cómo no se me ocurrió ese nombre.

D: Pues nada, ahí lo copias.

R: Muy buen nombre.Es que es así. Historias que mueven y todo. Yo creo que todo el mundo tiene una historia que mueve

D: Eso. Muchísimas gracias.

R: A ti.

D: Hagan clic en el enlace ahí lo voy a poner en las en las notas del show. Y nos vemos muy prontito.

R: Sí. A ti muchas gracias por haberme invitado. Gracias de verdad. Un placer estar aquí

D: De nada. Igualmente.

R: Chao.

D: Chao

R: Chao mundo